Un susto para Nalbandian: vuelco y abandono