La IV Copa del Mundo. Un tercer puesto de lujo