La Copa Santander Libertadores. Un triunfo con sabor amargo