Una alegría incompleta

Las Leoncitas festejaron el 5° puesto tras vencer 2-1 a España, pero se lamentaron por no estar en el podio
Las Leoncitas festejaron el 5° puesto tras vencer 2-1 a España, pero se lamentaron por no estar en el podio
(0)
26 de septiembre de 2005  

SANTIAGO, Chile.- Adiós, Leoncitas. Desde hoy se bifurcarán los caminos de estas 18 chicas, que en su último capítulo como equipo superaron a España por 2-1 y se aseguraron el 5º puesto en el Mundial Junior de hockey sobre césped. El triunfo tuvo la impronta de una despedida luego de cuatro años de trabajo, y se matizó con abrazos y felicitaciones entre el cuerpo técnico y las jugadoras; también, con el tributo del puñado de camisetas celestes y blancas a esa hinchada movilizada por padres, novios y otros familiares. Hubo satisfacción, sí, pero no alegría completa, porque el sueño original era el título y se resquebrajó con el no acceso a las semifinales.

Con esta ubicación, la Argentina quedó fuera del podio luego de tres mundiales consecutivos, ya que había sido campeón en Terrassa 1993, tercero en Seongman 1997 y segundo en Quilmes 2001. Su peor colocación se dio en la primera cita de la categoría: sexto en Ottawa 1989. El retroceso cuenta con muchas aristas para analizar, pero tiene su fundamento en el poco roce internacional previo a la competencia. Se pagó ese precio en un torneo que, por su nivel discreto, pudo haberle dado la chance a la Argentina de alcanzar instancias definitorias. El certamen también marcó el alejamiento de Ernesto Morlan en la conducción de las juniors, luego de dos mundiales.

La victoria ante España se disfrutó más porque se cristalizó a 20 segundos del final. La dueña del grito fue Carla Rebecchi, que se dio el gran gusto después de haber rendido por debajo de su capacidad en los partidos anteriores. España se había puesto en ventaja a los 16 minutos del primer tiempo por medio de Esther Termens, tras un córner corto; siete minutos después igualó Belén Pallitto, con un disparo de revés.

"Resultó muy lindo vivir todo esto, con tanta gente que nos vino a ver. Más allá de haber salido quintas, no se puede pedir más del Mundial", dijo con una sonrisa la arquera del CASI, Belén Succi, el punto más alto del seleccionado en el torneo.

Otra que tendrá destino de leona es Rosario Luchetti, de Belgrano Athletic. "No haber jugado la final fue feo, una sensación rara, pero una vez que sabíamos que no estábamos dentro de los cuatro mejores, peleamos por el 5º puesto", apuntó Charito.

Por su condición de capitana, Nadia Silva atemperó las tormentas en los peores momentos del equipo: "En la charla en la mitad de la cancha, antes de salir a jugar con España, nos dijimos que habíamos venido a buscar el título por la Argentina y por todo lo que habíamos entrenado. Pero como no nos clasificamos, nos juramos ir por lo máximo. En estas circunstancias, el quinto lugar es el mejor logro", señaló la cordobesa. Y la rosarina Amalia Cerutti habló del orgullo: "Es difícil lo que nos pasó; se te juntan muchas cosas en la cabeza. No es lo que vinimos a buscar, aunque dejamos todo y nos fuimos con la frente bien alta. Nos merecemos este festejo".

Desde hoy comenzará la búsqueda de otra generación de Leoncitas. Si quiere ser fiel a su brillante historia contemporánea, el hockey argentino no debe perder el tren en el contexto internacional.

Corea del Sur, campeón

Corea del Sur repitió el título que ganó en 2001, en Quilmes: en la final, venció a Alemania por 1-0 (Jeong Jin Ok). Holanda completó el podio, al superar a Australia por 2-1. La holandesa Maartje Goderie fue elegida la mejor jugadora del torneo y la alemana Kristina Reynolds, mejor arquera.

Las claves

Sin competencia

La falta de experiencia internacional le restó envergadura al equipo y lo obligó a adaptarse rápido a un medio desconocido.

Una buena recuperación

Tras haber quedado fuera de los cuatro primeros, la Argentina se sobrepuso anímicamente y en el juego y rescató el 5° puesto.

Desde los números, bien

La eliminación se gestó con el empate con India (0-0) y se consumó con la caída ante Alemania (1-0). Y los otros resultados no ayudaron. Desde una mirada fría, la campaña fue muy buena: ganó 6 partidos, empató uno y perdió otro.

Mal en los cortos

El gran déficit fue la escasa efectividad en los córners cortos (convirtió sólo dos de 60) y en la poca definición en los partidos en busca de las semifinales. Además, varias individualidades nunca se soltaron.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.