Messi, Tevez y Agüero. Una apuesta chiquita, con grandes réditos