Una buena noticia: las mujeres también van ganando lugar en el rugby

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
(0)
12 de diciembre de 2018  • 23:59

La revolución de las mujeres, la verdadera revolución de este siglo, tiene también un fuerte impacto en el deporte, sobre todo en aquellas disciplinas que les estaban vedadas hasta no hace poco tiempo. El rugby, por ejemplo. De a poco, pero a ritmo intenso, las mujeres han dejado de ser observadoras y/o acompañantes para convertirse en protagonistas. El año pasado, consultado por LA NACION, Agustín Pichot , vicepresidente de la World Rugby, vislumbró que el crecimiento más importante en el mundo ovalado vendrá por el lado femenino: mirando y jugando. Y lo cierto es que cada vez ocupan más espacios en la cancha y en el poder. En 2017 la WR aprobó el ingreso de 17 nuevas representantes en su board; Raelene Castle se convirtió en la primera CEO de una unión del Tier 1 (Australia) y Barbarians presentó un equipo femenino, algo inédito en sus 128 años de historia. De todos modos, todavía falta un largo terreno para considerar una igualdad. En sus entrañas, el rugby conserva y cuida profundos rasgos machistas.

Una encuesta de la consultora Nielsen, publicada por el sitio Analítica Sports, reveló que el 84 por ciento de los usuarios deportivos están interesados en el deporte femenino. De ese porcentaje, el 51% son hombres y el 49%, mujeres. El estudio se hizo en países en los cuales el rugby tiene una fuerte inserción (Gran Bretaña, Francia, Australia y Nueva Zelanda, entre otros) y este deporte quedó sexto en la rama femenina después del golf, básquetbol, cricket, ciclismo y fútbol. También arrojó otros datos interesantes: el 26% consideró al deporte femenino más limpio contra un 8% del practicado por los hombres.

El rugby femenino tomó impulso cuando se anunció la vuelta del deporte a los Juegos Olímpicos. La obligación de tener a los dos sexos en competencia obligó a la World Rugby a aumentar sus presupuestos de organización y de difusión. Hay una Copa del Mundo de mujeres y también se juega el Seis Naciones, además de los sevens. En Río 2016 , el rugby de hombres y mujeres se disputó a estadio lleno las tres jornadas.

En la Argentina el andar es bastante más lento, pese a que este año se dio un importante crecimiento, que seguramente se incrementará aún más en el futuro. Las plazas donde las mujeres han encontrado más espacio son Tucumán, Córdoba, Mendoza, Misiones y Corrientes. Por el contrario, la Unión más grande del país, Buenos Aires, no le da todavía la importancia necesaria. Hay un concepto aún en muchos clubes de que el rugby es para los hombres y el hockey para las mujeres. Llevará tiempo romper con ese pensamiento.

De todos modos, la URBA tiene 12 clubes en competencia y 16 que esperan para ingresar. Y este año se jugó el seven femenino junto al masculino, consagrándose campeón SITAS, cuya figura es Sofía González, capitana del seleccionado argentino. Este club y Centro Naval son los que más trascendencia le han dado a las mujeres.

Bárbara Pichot, hermana de Agustín, sin ser dirigente se ha puesto al frente de la difusión del rugby femenino. Va de un lado al otro del país y pueda ofrecer una visión clara de lo que ocurre: "Se está avanzando mucho, pero tenemos un problema que es la falta de juveniles. Hasta los 14, las chicas pueden jugar mezcladas con los chicos, pero después no y ahí la mayoría deja. El año que viene se empezará con un programa de desarrollo para juveniles", sostiene.

Las mujeres, como en otros ámbitos, van ganando lugar en el rugby. Es una buena noticia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.