Una buena oportunidad para Ayala