Huracán. Una caída sin muchos reproches