Una cancha atípica y cuestionada

El encuentro en el estadio de Patronato estuvo marcado por una atmósfera más sosegada y por la admiración; River se quejó por el estado del terreno
(0)
12 de mayo de 2003  

PARANA (De un enviado especial).- El partido no sólo tuvo la atmósfera más sosegada que se respira en el interior del país, sino también el ritmo reposado de una ciudad que no está acostumbrada a la fiebre del fútbol de primera. Patronato le abrió sus puertas a River-Unión -también lo hará en los próximos partidos de Colón- y lo hizo a su estilo, con la admiración por River de los paranaenses que cubrieron la cabecera visitante y parte de una platea. En las reacciones de ese público se advertía mucho orgullo y apoyo por esta visita extraordinaria de River y escasos reproches a medida que el partido se fue complicando. Gran parte de las simpatías se las llevó Coudet, alentado cuando hacía el calentamiento previo y ovacionado cuando Pellegrini dispuso su ingreso. En las tribunas de Unión se notaba que la mayoría había llegado desde Santa Fe (a 25 kilómetros) porque incurría en vicios típicos de primera, como tirar petardos y colgarse del alambrado, lo cual obligó a interrumpir el partido durante un minuto y medio en el primer tiempo.

Hubo postales de fútbol chacarero. Con gente que se acercaba con el termo y el mate. Con varios hinchas parados sobre techos aledaños que superaban la altura de las tribunas laterales. Con un terreno que por sectores parecía un búnker de golf por la arena, que en otros mostraba la aridez de la falta de césped y que es imposible definir en un color por las diferentes tonalidades en su perímetro de 105 por 68 metros.

Esto provocó un entredicho entre Antonio La Reggina, integrante del consejo de fútbol de River, y el presidente de Patronato, Osvaldo Tarzia. El dirigente millonario no anduvo con diplomacias: "Esta no es una cancha para un partido de primera división, y menos para que juegue el puntero. Me hace acordar a la vieja cancha de Argentinos".

Herido en su orgullo, el dirigente local le respondió: "Tratamos de ser solidarios y ayudar en lo que podemos. Nosotros estábamos preparando esta cancha para el partido de Colón-Banfield del 17 mayo, y el último miércoles a la noche nos enteramos de que el domingo venía River. Me parece que la cancha de Olimpo es más chica y no tiene estas comodidades".

Satisfacción más que conformismo

PARANA (De nuestros enviados especiales).- Más que conformismo se percibió satisfacción en el vestuario de Unión, tras la igualdad en un tanto con River. Regocijo por el resultado futbolístico y mucho más por la reacción del plantel, que afrontó con coraje el partido pese a la tragedia que causó la inundación en Santa Fe.

"Vivimos veinte días complicadísimos. Por eso rescato la entereza y el amor propio de los muchachos. Con todo lo que sucedió pudieron concentrarse ante un rival tan importante como River, uno de los grandes candidatos para el título. De a poco tenemos que sobreponernos", afirmó el entrenador Juan José López.

El DT también se concentró en la tarea futbolística del conjunto: "Nuestra idea era jugar de igual a igual. Pero River tiene una gran categoría y no desaprovecha las oportunidades que se le presentan para desnivelar. No empezamos bien y estuvimos perdidos durante los primeros minutos, pero después apretamos en el medio campo y les quitamos la pelota".

Casi como en representación del plantel, el capitán Rubén Capria asumió la palabra. "De alguna manera somos los responsables de que River haya perdido la punta. Si bien necesitamos sumar de a tres, nos reconforta el empate ante un adversario tan complicado. Ojalá que hayamos aportado un granito de arena para que la gente de Santa Fe se sienta un poco mejor en una situación tan delicada", comentó el mediocampista, autor del gol del empate.

Apuntes

El itinerario millonario

River no tendrá descanso. Hoy, a las 18, se entrenará en el Monumental y mañana, a las 16.30, viajará a Brasil, donde el miércoles jugará con Corinthians el desquite por los octavos de final de la Copa Libertadores. El equipo de Núñez, que ganó por 2 a 1 en el primer partido, no tendrá a Claudio Husain, expulsado en Buenos Aires.

Por una entrada

La expectación por el encuentro entre Unión y River provocó una gran reventa en Paraná, incluso anteanoche. Minutos antes del encuentro, las generales, cuyo valor original era de diez pesos, se cotizaban entre 40 y 60 pesos.

Un partido seguro

Pese a la poca experiencia en encuentros de alta concurrencia, las autoridades entrerrianas cumplieron con un ordenado y eficaz dispositivo de seguridad. El público estuvo bien custodiado en los ingresos en la ciudad y en el estadio, y sólo se produjo un incidente aislado con los simpatizantes de Unión.

Aún piensan en Ortega

Pese a que no se resolvió el conflicto entre Fenerbahce, de Turquía, y Ariel Ortega, River mantiene la ilusión de que el futbolista se sume en junio próximo. Otra posibilidad: Federico Domínguez, de Independiente.

Reconocimiento para River

El titular de Unión, Angel Malvicino, le entregó antes del partido una plaqueta a Julio Macchi, vicepresidente de River, por la ayuda que brindó el club de Núñez para los damnificados por la inundación en Santa Fe.

Beneficios en Paraná

Patronato tuvo su premio por el alquiler del estadio Presbítero Bartolomé Grella. El club entrerriano recibió 5000 pesos por el partido de ayer. Colón será local en esa cancha ante Banfield, el sábado próximo, por un postergado de la 11ª fecha.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.