Vóleibol / El mundial de Italia. Una derrota que no lesionó la imagen