Polo / Opinión. Una despedida con el rigor y el realismo antes ausentes