Tenis y polo. Una dura caída que expone la realidad