Una entretenida igualdad

En La Plata, Gimnasia y Argentinos empataron 1 a 1; Enría y Yaqué marcaron los goles.
(0)
29 de agosto de 2000  

LA PLATA.- Gimnasia y Esgrima expuso la solidez; Argentinos, el buen juego. En un encuentro muy entretenido, igualaron 1 a 1, en el cotejo que cerró la 4» fecha del torneo Apertura.

No se sacaron ventajas. Cada uno con su estilo, Gimnasia y Argentinos dejaron una buena imagen en la fría noche platense.

A puro fútbol fueron los primeros minutos. Gimnasia, más veloz, con la receta del vértigo y la fuerza física, impuso su juego. En la otra vereda, Argentinos, con la fórmula de la pausa y el toque, dejó su sello. Y el desarrollo, con algunas fallas defensivas, se cubrió de situaciones de riesgo, en un arco y en el otro.

Pero Gimnasia fue más preciso. Por eso abrió el score, a los 17 minutos: tras una equivocación de Pena, apareció Enría, que vulneró el esfuerzo de Siboldi. Antes y después, la luz de Argentinos la prendió Insúa, que lideró cada avance del conjunto de Paternal. Un tiro libre suyo finalizó en el travesaño; otro, pasó muy cerca.

Claro que Gimnasia no fue menos: insistió con Gómez, por un lado, Cavallo por el otro, recuperó la pelota y fue por más. Enría, tras una gran jugada por el sector derecho, remató al palo. La emoción no se detenía.

Argentinos, con la urgencia de igualar, ubicó a más gente cerca del área de Noce. Bustos y Yaqué, los atacantes, ya no estaban tan aislados. Gimnasia no cesó en el ritmo, pero se retrasó unos metros y apostó por el contraataque.

Hubo más. Enría estuvo a punto de convertir, pero se lo perdió en forma insólita; al rato, Bustos casi iguala el encuentro. No podían quebrarse, hasta que un nuevo error defensivo equilibró la balanza. Se confundieron los centrales locales y apareció Yaqué: con un zurdazo igualó el encuentro. El mejor resultado para las buenas intenciones de uno y otro.

Favaloro, en el recuerdo

LA PLATA.- Los hinchas aún lo añoran. Las banderas que cubren el estadio se visten con el recuerdo de René Favaloro. En Gimnasia y Esgrima tienen el deseo de que el estadio, que tantas veces visitó el cardiocirujano, lleve su nombre.

La idea surgió espontáneamente entre los dirigentes y los socios y se efectuaría en las rpóximas semanas. Favaloro fue un apasionado del fútbol y un fanático del Lobo.

Mientras, los dirigentes preparan un amistoso en beneficio de la Fundación Favaloro frente al seleccionado sub 20.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?