Una estadística que aterra: cuatro muertos en 84 días

En 1999 hubo una víctima; ahora, en menos de 3 meses, se registraron 12 actos de violencia.
En 1999 hubo una víctima; ahora, en menos de 3 meses, se registraron 12 actos de violencia.
(0)
25 de marzo de 2000  

Luego de un año donde se lamentó una víctima, el 2000 arrancó con una estadística nefasta. El fútbol argentino ya acumula 4 muertos y 12 actos de violencia en 84 días. Y hay más: en los últimos días, se sumaron las muertes de Rubén Piromalli y Manuel Lolo Juárez, integrantes de la barra brava de Chacarita, a las de Miguel Cedrón, barrabrava de Boca, y Juan Enrique Espinoza, hincha de Colón. Pero esto no es todo: la inseguridad crece y nadie está a salvo. A continuación, la cronología de un año violento.

27-1: apretada I. Quince hinchas amenazaron a los jugadores de Racing, en Mar del Plata. La visita se produjo en el hotel 13 de Diciembre; increparon a Ubeda, Zanetti y Quiroz, entre otros, y Gustavo Costas y Mario Cejas tuvieron que ceder: les dieron 200 pesos.

29-1: interna caliente. Después de una pelea feroz, los barrabravas de Boca se enfrentaron en Mar del Plata en el estadio José María Minella antes del superclásico con River. Dos días después, falleció Miguel Cedrón, que había recibido disparos de bala en el abdomen. Hacía rato que La 12 estaba dividida. Un mes después, aparecieron pintadas en la Bombonera prometiendo "venganza" al grupo agresor.

5-2: reanudación y suspensión I. En el regreso del fútbol del ascenso, detuvieron a cinco hinchas después de un enfrentamiento entre las barras bravas de Deportivo Morón y Temperley, en el Sur. Entre los heridos hubo dos policías.

11-2: amenaza a un periodista. Antes del partido Racing 3 v. Talleres, de Córdoba, 1, integrantes de La Guardia Imperial (parte de la hinchada de Racing) agredieron al periodista Mariano Burgarel, de Diario Popular.

Jaimito, apodado así por la barrabrava, interceptó al periodista en el pasaje Corbatta y luego de amenazarlo de muerte, lo agredió físicamente. Cinco días antes, Diente, otro barra brava, se había presentado en el entrenamiento de la Academia para explicarles a los periodistas que "lo vivido en Mar del Plata ante los jugadores no fue una apretada ni nada por el estilo".

12-2: reanudación y suspensión II. En el regreso del torneo de primera C, fue suspendido a los 25 minutos del primer tiempo el partido entre Luján 1 v. Deportivo Merlo 1. Los hinchas de Luján agredieron con un proyectil a Gustavo Andrade, autor del gol visitante. Ese mismo día también hubo incidentes en Colegiales 2 v. Defensores de Belgrano 1.

16-2: apretada II. La barra brava de Tigre increpó y agredió a sus jugadores en una práctica en Victoria. El plantel comenzó a entrenarse con custodia policial. Al domingo siguiente, Tigre le ganó 2 a 0 a Argentino de Rosario y los hinchas despidieron con una ovación al equipo.

17-2: reclamo tucumano. Había terminado Atlético Tucumán 0 v. Rafaela 1 y Julio Miranda, gobernador de la provincia, ingresó en el vestuario del árbitro Jorge Ferro y totalmente descontrolado le recriminó el arbitraje. Uno de los custodios del gobernador agredió a golpes de puño al línea Raúl Bravo.

12-3: tres canchas, un caos. Una bomba de estruendo, arrojada desde la popular local de la cancha de Lanús, aturdió a José Luis Chilavert y el encuentro fue suspendido por Sergio Pezzotta a los 35 segundos. No fue la primera vez que el arquero de Vélez sufre una agresión. "Quiero irme del país; quisieron matarme", dijo Chilavert.

Esa misma tarde, en Estudiantes de La Plata 1 v. Newell´s 3 fue baleado un hincha platense al término del partido. El supuesto agresor fue identificado como Julio Orlando Roberts, de 24 años.

En Santa Fe, Juan Enrique Espinoza, un simpatizante de Colón, de 43 años, fue agredido por los hinchas de Unión en el clásico de la ciudad. Espinoza quedó internado en coma 3 y falleció a los pocos días. Fue la segunda muerte del año. Por ese incidente, fueron detenidos Daniel Leguizamón (24), Carlos Spieir (22) y un menor de 18 años. A raíz de todo esto, reaparece en escena el juez Víctor Perrotta, que no descartó la suspensión del fútbol.

16-3: a Montevideo, por la Libertadores. En el estadio Centenario, hinchas de Boca chocaron con la policía uruguaya en el partido ante Peñarol y 15 de ellos fueron detenidos. En Montevideo, esperaban durante toda la semana el arribo de barrabravas de Boca y en la ciudad reinó el temor.

19-3: Incidentes en Chacarita 0 v. San Lorenzo 0. Durante la semana, Luis Barrionuevo había amenazado con renunciar a la presidencia de Chacarita si el partido no se jugaba en San Martín. El encuentro se jugó allí, pero Gustavo Pavón, de 24 años, perdió la visión del ojo derecho al recibir un balazo de goma.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.