Una extorsión que pone en riesgo el futuro