Una grieta: los que creen en los Jaguares y los que no se identifican