Una imagen impensada en otros tiempos: el serbio Djokovic con los futbolistas de la selección croata