Una jornada espectacular

Con los triunfos de Guillermo Coria y Mariano Zabaleta, Roland Garros tendrá ya a un argentino en los cuartos de final, pues ambos se cruzarán en octavos; Chela cayó en cinco sets ante el español Moya; hoy, Gaudio v. Kuerten y Suárez v. Clijsters
(0)
31 de mayo de 2003  

PARIS.– Fue el viernes de la ratificación. El día en el que se confirmó que las especulaciones y los pronósticos no eran vanos. Que el potencial de la Legión de ser protagonista en Roland Garros estaba sustentado en su notable capacidad sobre el polvo de ladrillo. Porque, con sus triunfos, Guillermo Coria y Mariano Zabaleta escribieron una jornada espectacular para el tenis argentino y mañana se medirán entre sí, asegurando un representante de nuestro país en los cuartos de final del segundo certamen de Grand Slam de la temporada.

Con un trabajo sobrio y sin sobresaltos, Coria (5° en la Carrera de los Campeones y 7° en el Ranking de Acceso) se impuso al húngaro Attila Savolt (103ero y 141ero) por 6-4, 6-1 y 6-1, mientras que en un partido de alto vuelo, emoción y adrenalina, Zabaleta (23ero y 39°) se sacó una espina: derrotó al marroquí Younes El Aynaoui, verdugo suyo en las otras siete ocasiones en las que se enfrentaron, por 6-2, 6-4, 3-6 y 7-6 (7-2).

Por la tarde, Juan Ignacio Chela, pese a su notable recuperación, no pudo con uno de los candidatos al título, el español Carlos Moya, ganador por 6-2, 6-3, 3-6, 2-6 y 6-3. Con los resultados de ayer, son cuatro los argentinos que siguen en carrera. Y al igual que Coria y Zabaleta, Gastón Gaudio y Paola Suárez intentarán encontrar hoy un lugar en los octavos de final.

Ambos tendrán compromisos exigentes: a las 6 (las 11 de Buenos Aires), la pergaminense se medirá en el court central con la belga Kim Clijsters; si el clima lo permite (se pronosticó lluvia para hoy), en el cuarto turno del court Suzanne Lenglen, Gaudio jugará por quinta vez en su carrera con Gustavo Kuerten, tres veces campeón en París (1997, 2000 y 2001).

Uno con toque, el otro a pura emoción. Bien puede decirse que Coria es una persona de palabra. Expone un juego moderno; es decir, parado sobre la línea de base para ser siempre agresivo. Pero su concepción de tenis se potencia aún más cuando empieza a desplegar endiablados toques para desconcertar a sus adversarios. Y pese a que Savolt, proveniente de la etapa clasificatoria, pretendió tomar las acciones, nunca pudo con la soltura del venadense, que requirió dos horas para igualar lo hecho en el Abierto de Australia.

Distinto es el enfoque para el triunfo de Zabaleta. Enfrente tenía a su karma , alguien con el que se conocía muy bien; podría decirse que para el argentino era como un hermano mayor. Durante mucho tiempo, El Aynaoui fue entrenado por Eduardo Infantino, ex coach de Zabaleta. Y este talentoso marroquí realizó varias pretemporadas en Tandil, donde alquilaba una casa -pegada al Golf Club- y una moto para entrenarse con... Zabaleta.

Los dos se conocen de memoria. Cada uno sabía los puntos débiles del otro, pero El Aynaoui tenía una ventaja: siempre le había ganado al argentino. Algún día debía quebrarse el estigma. Y Zabaleta lo hizo en la cancha más importante de Roland Garros.

No se estará lejos de la realidad si se afirma que jugó el mejor partido de su carrera. Los dos primeros sets fueron una verdadera exhibición: efectividad en el primer servicio, dominio con la derecha y apertura de la cancha para descolocar a El Aynaoui.

Después hubo lugar para las dudas. Zabaleta desperdició tres break-points en el arranque del tercero y se desmoronó. El marroquí creció, empezó a jugarle más alto hacia el revés y se adueñó del parcial.

El cuarto set fue pleno de adrenalina. La paridad se mantuvo hasta el séptimo game, cuando el marroquí quebró a Zabaleta. Todo se volcaba a un quinto set; fue una premonición en vano. Los dos empezaron a ceder sus saques alternadamente, con excepción del undécimo y el duodécimo game. Había que apostar las fichas de la victoria en el tie-break. Y allí apareció el mejor Zabaleta, el de los primeros sets, el del tenis con valentía. Para cerrar una mañana inolvidable, llorando un rato, abrazado a su amigo El Aynaoui. Unos minutos antes de que Coria y su victoria entregaran la certeza de que el tenis argentino está vivo y quiere seguir escribiendo nuevos capítulos en Roland Garros.

Gaudio y Guga

Gastón Gaudio y Gustavo Kuerten jugarán hoy por quinta vez; el historial entre ambos está 2-2, y el argentino ganó los últimos dos encuentros

Como hace 12 meses

Con el pase asegurado de un argentino a los cuartos de final se iguala la tarea de 2002, cuando Cañas perdió con Albert Costa; el único título en singles lo ganó Vilas, en 1977

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.