Una Liga federal, pero más porteña,el escenario

Con cuatro clubes en la Capital por primera vez, el básquetbol busca captar el interés de un público exigente
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
31 de julio de 2015  

Cuando el 26 de abril de 1985 León Najnudel hizo el lanzamiento de pelota para inaugurar la Liga Nacional, nacía la historia de un torneo bien federal, que tenía la misión de esparcir el básquetbol por el país, sobre todo por las provincias. Paradójicamente, la ciudad de Buenos Aires estuvo muy representada en aquel salto inicial: Najnudel era hombre de Ferro Carril Oeste, que ganaría ese primer certamen; uno de los contendientes era San Lorenzo de Almagro, club porteño si los hay, y el escenario era el estadio de Obras Sanitarias, de Núñez.

En sus 31 temporadas, la Liga acentuó ese perfil federal, con mucho arraigo en el interior y declinante interés en la Capital Federal. Hoy, la ciudad vuelve a pisar fuerte, poniendo por primera vez cuatro clubes como protagonistas: los ya afianzados Boca y Obras, que llevan muchos años seguidos participando, y los regresados Ferro y San Lorenzo, que pasaron mucho tiempo fuera de la Liga que ellos mismos cofundaron hace tres décadas.

El retorno más entrañable es el de la entidad de Caballito, que comparte con Boca el tercer puesto histórico en cantidad de títulos de campeón de la Liga. Sus tres cortes de redes fueron en aquel inicial 1985, en 1986 y en 1989. A partir de entonces, tuvo actuaciones más secundarias, hasta que en 2004 descendió y dejó a Atenas, de Córdoba, como el único presente en todas las temporadas. En pleno proceso de quiebra institucional, pasó por el Torneo Nacional de Ascenso (TNA), del que se fue por la venta de su plaza, y terminó hundido en la primera B del torneo metropolitano, jugando con juveniles y casi sin público en los partidos.

De a poco, Ferro fue recuperándose, escaló un par de categorías, compró una plaza en el TNA, fue semifinalista este año y, cuando supo que por problemas económicos Ciclista Juninense pondría en venta su lugar en la Liga, fue por él. Así vuelve, tras 11 años de estar donde no le correspondía. "El mismo día en que nos fuimos soñábamos con la vuelta. Más que un anhelo, volver era una obligación", expresó a LA NACION Tomás Cristini, miembro de la subcomisión de básquetbol. "La vuelta del manejo del club a los socios trajo más socios, y lo mismo hará el regreso a la Liga, aunque el Etchart ya se llenaba en el TNA", agregó, aclarando, sin embargo, que las expectativas deportivas ahora son sólo de adaptación a la categoría, porque el presupuesto será de los más bajos.

Pese a que en Buenos Aires es difícil llevar público al básquetbol, a Ferro no le costará, pues tiene sus propios hinchas de este deporte. Y en San Lorenzo creen que tampoco será raro llenar las tribunas, del propio Etchart o de Tecnópolis por este año, y de su propio estadio, el que construirá para 2072 espectadores y que debería estar listo en enero. ¿Dónde? En Boedo. De hecho, ahí está la principal razón del retorno, que se produce con una compleja fusión contractual con el ascendido 9 de Julio, de Río Tercero. El club cordobés no puede afrontar los gastos de participar en la Liga y entonces se alió con San Lorenzo, que lo redituó económicamente y que, en los hechos, actuará con nombre, camiseta y escudo propios.

"El básquet, por historia, es el puntapié inicial en la vuelta a Boedo. Es el primer pie que se pondrá en la avenida La Plata", explicó Román Perroni, el jefe de equipo azulgrana. Mucho antes de ese inaugural 1985, San Lorenzo brilló en certámenes metropolitanos, llegó a llenar el Luna Park y hasta hizo una gira por Europa. Pero a mediados de los ochentas entró en crisis y el básquetbol desapareció del club hasta 1993. Ahora, el resurgimiento tiene la espectacularidad que le imprimirá el vicepresidente Marcelo Tinelli y un impulso deportivo importante, con Julio Lamas como entrenador y un presupuesto como para estar bien arriba.

"San Lorenzo puede despertar al básquet en la Capital Federal", se animó Perroni, aun cuando en la competencia por la atención de la gente otras actividades le llevan mucha ventaja a este deporte. "Es muy importante que San Lorenzo vuelva a la Liga Nacional. Tiene un proyecto deportivo al estilo de los grandes clubes europeos", rubricó Fabián Borro, el presidente de la Asociación de Clubes, organizadora del certamen, y titular de Obras, un club de máximas aspiraciones deportivas, pero baja convocatoria. Una situación similar a la que protagoniza Boca, que tampoco teme a los regresos de los históricos. "Estamos muy contentos de que se incorporen Ferro y San Lorenzo. Jerarquizan la Liga y la vuelven más linda", celebró Jorge Paredi, el presidente del departamento de básquetbol xeneize.

Ahora con cuatro clubes sobre los 20 del campeonato (cantidad récord, por falta de descensos en las últimas dos temporadas), el básquetbol porteño tiene 20% de participación en la Liga. Por la vuelta de los históricos, Buenos Aires se mete más a este deporte. Y la federal Liga Nacional le da la mejor recepción.

Un acuerdo tenso para volver a la normalidad

  • Las temporadas 2015/16 de la Liga Nacional (LNB) y del Torneo Nacional de Ascenso (TNA) habían empezado a correr cierto riesgo al endurecerse la Asociación de Jugadores (AdJ) en sus reclamos a la de clubes (AdC), al punto de negarse a negociar contratos. Tras acusaciones y tensas tratativas, se llegó a un acuerdo en todos los puntos, como el tope de fichas mayores por plantel (8 en LNB, 6 en TNA), la duración de la competencia (10 meses incluida pretemporada), períodos mínimos de descanso, diagramas de giras, cuidados médicos y cuestiones contractuales. "Aspiro a que a partir de ahora haya diálogo más fluido", manifestó a la nacion Fabián Borro, el titular de AdC.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.