A mitad de año se definen los descensos. Una lucha que se extiende a dos puntas