La Copa Santander Libertadores. Una noche para el olvido