Una pequeña hinchada en México y una caldera en el Monumental

Unos 200 hinchas de River estuvieron en el Volcán de Monterrey; las entradas para la revancha están agotadas, pero en Internet se venden hasta por $ 14.000
Unos 200 hinchas de River estuvieron en el Volcán de Monterrey; las entradas para la revancha están agotadas, pero en Internet se venden hasta por $ 14.000
(0)
30 de julio de 2015  

MONTERREY (De un enviado especial).- Ahí estuvieron, estoicos, bajo un sol abrasador, con una sensación térmica de 39 grados. Ese pequeño puñado de hinchas que viajó desde Buenos Aires, los integrantes de la filial de Distrito Federal, y algún simpatizante infiltrado de Rayados, rival de Tigres, armaron un banderazo en apoyo al equipo, ese que en el estadio apenas contó con 200 gargantas para el aliento. Estuvieron en la tribuna del tablero, arriba, con un doble cordón policial. Fue un hilo de voz frente a los 45 mil fanáticos que tiñieron de amarillo y azul "El Volcán". Un rato antes, una bandera argentina con el escudo de River en el centro, la que rezó "México es de River", propiedad de la filial, y una con la inscripción Guatemala fueron exhibidas en el pequeño cantero que divide la avenida Diego Rivera, frente a la explanada del hotel Quinta Real.

Por primera vez se observó clima de final en la ciudad. Ayer, desde temprano, hombres, mujeres y chicos inundaron las calles con la vestimenta de Tigres. Enfrente, un grupo reducido con los colores de River hizo su tarea: cantó y aplaudió a sus ídolos. El hit tuvo como blanco preferido Boca, aquel cuco que hoy observa con desencanto que River juegue la final de la Libertadores. "¡El que no salta abandonó!", fue la canción entonada una y otra vez, recordando al cotejo desquite, cuando los millonarios fueron agredidos con gas pimienta en la manga que conduce del vestuario a la cancha, cuando iba a jugarse el segundo tiempo en la Bombonera.

En la calle los hinchas no dejaron de sacarse fotos que serán guardadas para toda la vida. En el hotel, el presidente Rodolfo D'Onofrio anunciaba que las entradas para el desquite estaban agotadas. "Tenemos el estadio más grande del país y aun así no quedan lugares para la final. Todos los hinchas de River quieren ir, pero no hay lugar. Ni teniendo tres estadios Monumental alcanzaría para cubrir la demanda. Esta mañana [por ayer] se agotaron las últimas 7 mil para los integrantes de la comunidad Somos River", dijo el presidente. La semana pasada se habían agotado las reservas de las 45 plazas para los asociados, mientras que ayer desapareció el pack especial para socios de la platea San Martín baja. "Soy como el cantante Roberto Carlos, tengo un millón de amigos que me piden un lugar. Me tocó vivir superclásicos, pero nada como este partido con Tigres", agregó D'Onofrio.

Más allá de las palabras del presidente, como suele ocurrir en estos casos, muchas entradas ya están a la venta en Internet. En Mercado Libre se ofrecen plateas para la final por valores que llegan hasta los 14.000 pesos.

Mientras algunos estiman que la recaudación ascenderá a 25 millones de pesos, los más optimistas auguran que el récord podría instalarse en una cifra cercana a los $30 millones. Sería un monto que no tiene precedentes en la tesorería del club de Núñez. Con el acuerdo para que no se vendan entradas a los hinchas visitantes que realizaron los dirigentes de ambos clubes, el Monumental estaría habilitado para que 62 mil hinchas de River presencien la quinta final del equipo en la historia de la Copa Libertadores.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.