Opinión. Uno más sentado en el cordón de la vereda