Punto de vista. Uruguay, el infarto o el estallido