Uruguay v. Argentina, el partido de la polémica