Según Joan Laporta, presidente de Barça. Vale más de 40 millones de euros