Vélez debió remontar una injusta desventaja e igualó

Colón ganaba 1 a 0 con un gol de Graf con la mano; empató Chilavert, de penal, y Falcioni se fue silbado.
Diego Morini
(0)
26 de agosto de 2000  

El fútbol muchas veces se burla de la justicia, pero tal vez eso sea lo que lo hace tan atractivo. Nadie hubiera discutido, por ejemplo, un resultado a favor de Vélez, anoche, en Liniers. Pero un poco por la mala actuación del árbitro, Fabián Madorrán, y otro tanto por la pericia de la zaga de Colón, el match finalizó 1 a 1.

El primer tiempo le dio la ventaja a Colón, algo inmerecido. A los 26 minutos, el uruguayo Javier Delgado mandó un centro desde la izquierda para Claudio Graf, que saltó entre Sebastián Méndez y el arquero José Luis Chilavert, y convirtió tocando claramente la pelota con la mano. Evidente falta que ignoraron tanto Madorrán como el línea en ese sector, Héctor Castellano. En el caso del árbitro, hay que destacar que ésa sólo fue la más importante de las fallas que tuvo en jugadas de menor relevancia.

Hasta ese momento - y luego también- Vélez había hecho mejor las cosas. Era, en realidad, el que merecía estar 1 a 0 arriba en el marcador. Fundamentalmente, había desequilibrado, como ya es costumbre, con la habilidad de Darío Husain, quien tuvo que retrasarse algunos metros en la cancha para poder hacerse de la pelota, debido a que el colombiano Mayer Candelo estuvo muy marcado.

Así se generaron espacios y situaciones, como la que tuvo Rolando Zárate tras una buena combinación con Candelo y Husain. El remate del ex delantero de Real Madrid, que iba al ángulo, fue muy bien desviado por Leonardo Díaz.

Husain tuvo una posibilidad también, en la que convirtió, pero la jugada fue anulada por posición adelantada.

Colón apostó al contraataque desde el principio. Y con el gol de ventaja, obviamente, reforzó esa postura en la que Carlos Morales Santos intentó ser el enlace en los avances con los delanteros Graf y Darío Gigena.

Vélez salió aún más decidido en el segundo tiempo, con tres delanteros (ingresó Víctor Müller), pero no le fue fácil llegar al empate porque el conjunto santafecino se defendió muy bien. Los locales, al estar tan volcados en ataque, dejaron espacios atrás. Pero Chilavert le tapó un mano a mano a Gigena y Méndez apareció siempre sobrio ante cada contraataque (hasta se dio tiempo para lanzarse en ataque).

Finalmente, Vélez logró la igualdad de penal, tras una clara falta de Silvio Azoge a Husain. Chilavert no dudó al patear y marcó.

El encuentro se hizo algo más parejo por un rato, pero sobre el final Vélez volvió a dominar. Hubiera sido justo que se quedara con la victoria, pero pudo más la defensa de Colón. Resultado: los hinchas locales silbaron al técnico, Julio Falcioni.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?