El enfoque. Vélez, Gianni y un mensaje loable