Vélez sufrió, pero ganó

Con un gol de Castillo, superó 1 a 0 a Argentinos
(0)
30 de octubre de 2000  

Suena hasta ilógico, pero Vélez se puso a sí mismo contra las cuerdas. De tanto desperdiciar situaciones y regalarle protagonismo al rival en el segundo tiempo, por poco pierde la posibilidad de la victoria. Así y todo, con varias limitaciones a cuestas y con las ideas en funcionamiento del colombiano Jairo Castillo, el conjunto de Liniers superó con justicia a Argentinos por 1 a 0.

Para Vélez, el triunfo significó un consuelo frente a lo que vivió la semana última, con la derrota ante Boca en la Bombonera (3-1) y la eliminación de la Copa Mercosur, ante Flamengo, en el Maracaná.

En Argentinos, el golpe de la caída tuvo repercusión inmediata en el vestuario, porque el director técnico Carlos Mac Allister, muy discconforme con la actuación del equipo, ya anticipó que reemplazará a varios jugadores para el próximo lunes, ante Colón.

Vélez lució siempre más compacto que Argentinos. Pero por sobre todo, contó con mayores recursos en el ataque, factor que resultó decisivo en el marcador. De hecho, en la comparación frente a frente de los delanteros, la pareja Darío Husain-Castillo generó mucho más peligro que la integrada por Bustos y Pezzarossi, que jamás congenió.

Precisamente, merced a una habilitación perfecta de Darío Husain a Castillo, a los 34 minutos del primer tiempo, llegó el gol de los locales. Antes, en un contexto parejo, el colombiano -cada vez que dominó la pelota nadie se la pudo sacar- había echado a perder dos ocasiones claras, con sendos cabezazos cerca de la boca del arco. Ya desde el arranque del segundo tiempo, Vélez se adueñó del protagonismo. El conjunto que dirige Tabárez quedó ante la oportunidad de asegurarse la victoria, pero fue allí donde, por falencias propias, casi resigna dos puntos al no alcanzar el segundo tanto.

Primero falló Morigi, que se enfrentó mano a mano con el arquero Siboldi y la pelota se estrelló en el palo. Después lo tuvo Husain tras un desborde de Morigi. Más tarde, se lamentaron Castromán y Castillo, en jugadas de riesgo clarísimas.

En los últimos diez minutos, Argentinos se envalentonó al comprobar la incapacidad de definición de Vélez y estuvo a punto de igualar con un cabezazo de Yaqué (sustituyó a Pezzarossi), que desvió milagrosamenteLeyenda. Los visitantes siguieron empujando y produjeron varios sofocones en el área dominada por Méndez y Crosa. Al final, el pitazo de Angel Sánchez fue un verdadero alivio para Vélez.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.