El Masters. Venus, la primera clasificada