Madura el KO. Vidondo, una bomba de tiempo