Suscriptor digital

Violencia

En Santa Fe, murió el hincha de Colón
(0)
20 de marzo de 2000  

SANTA FE.- El fútbol-muerte que domina por estos días y se agiganta en cada jornada continúa dejando secuelas irreparables: ayer falleció Juan Enrique Espinoza, de 43 años, el simpatizante de Colón que estaba internado en coma dos en el Hospital José María Cullen por la feroz golpiza que recibió por parte de un grupo de hinchas de Unión, tras el clásico santafecino que se realizó el domingo último en el Cementerio de los Elefantes y que ganó Colón por 4 a 0. El deceso se produjo a las 18.30, según confirmó la jefa de la Sala de Cuidados del hospital, Dra. Silvia Audero.

Jornalero y con residencia en el Barrio Don Bosco, Espinoza fue internado el mismo domingo, unas dos horas y media después de haber recibido el ataque de la patota, a pocas cuadras del estadio de Unión. La víctima ingresó con un edema cerebral y hasta ayer había recibido respiración mecánica en forma permanente.

Espinoza, que no había asistido al partido, se encontraba junto con sus dos hijos, una nena de 11 y un varón de 9, con quienes se trasladaban en bicicleta hacia su domicilio en Manuel Alberti al 4300. Aunque algunos testigos aseguraron que portaba un gorro con los colores de Colón, sus familiares afirmaron lo contrario.

Lo cierto fue que en avenida López y Planes al 3900, Espinoza fue interceptado por un automóvil Fiat Duna de color rojo. Los tres ocupantes, vestidos con pantalones y camisetas de Unión, descendieron y comenzaron a golpear salvajemente a Espinoza. Los individuos le propinaron una paliza al ciclista en presencia de sus propios hijos, que impotentes solamente lloraban y clamaban auxilio a los que pasaban por el lugar, ubicado a escasos metros de la seccional sexta de policía.

Espinoza quedó con su rostro totalmente desfigurado y con numerosos golpes en todas las partes del cuerpo; fue trasladado al hospital en estado de coma, y derivado a la sala de terapia intensiva, donde murió ayer.

El simpatizante de Colón, quien hacía años que no concurría a la cancha, tuvo una leve mejoría el jueves, hasta que su estado de salud declinó definitivamente en las últimas 48 horas.

La policía santafecina detuvo en los últimos días a seis personas -ninguno supera la mayoría de edad- que tuvieron participación en el hecho. Los detenidos se encuentran a disposición del juez de instrucción de la8a. Nominación, Roberto Priú Mántaras, que caratuló la causa como "lesiones gravísimas". De todas maneras, se supo que cambiará a "homicidio preterintencional".

La ironía del destino quedó de manifiesto en una sola frase expresada por la esposa de Espinoza: "Pensar que Juan hacía años que no iba a una cancha por temor a los violentos".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?