Völler: “No debemos ser demasiado prudentes”

El director técnico de Alemania reconoce que Brasil es el favorito para la final de mañana; y sostiene que el arquero Kahn es tan importante como Ronaldo, Rivaldo o Zidane
(0)
29 de junio de 2002  • 10:30

YOKOHAMA, Japón (De un enviado especial).– Quienes están cerca del seleccionado alemán aseguran que su director técnico, Rudi Völler, nunca perdió la calma en los momentos críticos, que obviamente no están relacionados con la campaña en este Mundial, sino con la eliminatoria europea, en la que soportó el cachetazo del 5 a 1 de Inglaterra en Munich y la angustia que desencadenó el repechaje final ante Ucrania. Como buen ex goleador de raza, Völler supo esperar su oportunidad para reivindicarse, y la tuvo nada menos que en Oriente, donde su equipo llegó mucho más alto de lo que señalaban los pronósticos más benignos.

“Yo no me siento triunfalista. Esto no es una cuestión de revanchas. La crítica tiene su lugar y si está bien fundada no me perturba. Sólo me molesta cuando algunos expertos o ex jugadores dicen que Alemania sólo puede perder con ocho o diez países. Eso fue en el pasado. Ahora, los equipos africanos, asiáticos y los Estados Unidos progresaron mucho y no se los puede menospreciar. No hay que seguir pensando que los norteamericanos sólo son fuertes en béisbol y basquetbol”, expresó Völler.

En la conferencia de prensa ofrecida hoy en un salón del hotel Sheraton Yokohama Bay atestado de periodistas y cámaras, el entrenador alemán le puso alas a su seleccionado para la final de mañana.

“No debemos ser demasiado prudentes para enfrentar a Brasil. Hay que creer que podemos ganar. Sabemos que Brasil empezará el partido como el favorito, pero igual daremos todo para ser campeones del mundo”, sostuvo el conductor germano.

Sobre el planteo que hará Alemania, Völler comentó: “Debemos poner el foco en las individualidades brasileñas, pero esto no podemos sostenerlo durante los 90 minutos. Así que simultáneamente habrá que imponer nuestro propio juego. Con sólo controlar a Brasil no alcanzará para ganar”.

Sin Michael Ballack y con el goleador Miroslav Klose alejado de la efectividad (hizo los cinco tantos en los partidos por el Grupo E, por la rueda clasificatoria) Völler dio su opinión: “Es tiempo de que Klose vuelva a anotar, pero tampoco hay que reprocharle nada. Nos regaló mucho en el primer partido (tres goles ante Arabia Saudita) y contra Estados Unidos no tuvo suerte”, dijo sobre el jugador nacido en Polonia, convocado por Völler en marzo de 2001 “por su ritmo e inteligencia para burlar a los adversarios”.

Si hubo un jugador alemán que mantuvo un alto rendimiento en todos los partidos, ése fue Oliver Kahn, poco menos que imbatible con sus grandes reflejos y determinación. El técnico exaltó la influencia del guardavallas del Bayern Munich.

“Para nosotros resultó tan importante como un Zidane, un Rivaldo o un Ronaldo. Kahn es nuestro capitán y para mí es el mejor arquero del mundo. No sólo lo demostró en el seleccionado, sino también en su club”, opinó el entrenador.

Suplente en los mundiales de 1994 y 1998, a Kahn le llegó el momento de la titularidad indiscutida, lo cual lo cimentó en las eliminatorias.

“Fue fundamental para que Alemania se clasificara; apareció en los momentos más difíciles de las eliminatorias”, agregó Völler.

Por el récord

YOKOHAMA (De un enviado especial).– Si Alemania sale campeón mañana, Rudi Völler alcanzará los logros de su compatriota Franz Beckenbauer y del brasileño Mario Zagallo: ganar la Copa del Mundo como jugador y como director técnico. Völler integró el plantel que conquistó el Mundial con Alemania en 1990 (fue subcampeón en 1986). Beckenbauer ganó el título como futbolista en 1974, en su país, y luego como entrenador en 1990, en Italia. Zagallo, por su parte, fue campeón en Suecia 58 y en Chile 62, mientras que fue DT del Brasil del 70.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?