La ilusión argentina, rumbo a Francia