"Voy a volver a la cancha"

(0)
25 de marzo de 2000  

Gustavo Pavón, el joven de 24 años que el domingo último, antes del partido entre Chacarita y San Lorenzo, en San Martín, recibió un balazo de goma y perdió la visión del ojo derecho, ya está en su casa de Pablo Podestá y, según sus palabras, no le guarda rencor alguno a nadie por lo que le sucedió. "No tengo ningún rencor; fue el destino. Le podría haber pasado a cualquiera", aseguró ayer en una charla telefónica con La Nación . Con respecto a su recuperación, Pavón destacó la actitud que están teniendo los dirigentes de Chacarita: "Hasta ahora no puedo quejarme de nada. Los directivos del club me atienden muy bien. Me pagan los antibióticos y también se hacen cargo de los gastos de movilidad que tengo cada vez que hay que hacer trámites. Gracias a ellos tengo un apoyo bárbaro para seguir adelante".

Pavón también descartó la posibilidad de iniciar alguna demanda contra Chacarita o contra la policía, que el día del partido intervino por una disputa por una bandera en la entrada de la popular local, con balas de goma de por medio, una de las cuales terminó en su ojo derecho. "No voy a hacer ninguna demanda contra el club ni contra la policía; no culpo a nadie. El destino es así. Uno de mis mejores amigos falleció en el accidente de LAPA... qué se le va a hacer, son cosas que no se pueden prever".

Gustavo era fletero, al menos hasta el domingo último. Ahora, su futuro es incierto, ya que sus problemas de visión le impedirían conducir. Sin embargo, el joven no se queja: "No me arrepiento de haber ido a ver el partido; hace 11 años que voy a ver a Chacarita y voy a volver a la cancha. Luis Barrionuevo -presidente de Chacarita- ya me ofreció trabajo para más adelante. Además, estoy contento porque Vivaldo -el arquero Funebrero- me trajo una camiseta de regalo y los jugadores juntaron plata para ayudarme".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.