Woodbine se sumó al negocio

Incorporó 1700 terminales.
Incorporó 1700 terminales.
Julio Guimaraes
(0)
31 de marzo de 2000  

Las máquinas tragamonedas siguen desembarcando en los hipódromos del mundo. Ahora fue el turno de Woodbine , el más famoso de los escenarios hípicos canadienses el que acaba de incorporar 1700 terminales.

El debut de los tragamonedas ocurrió durante el último fin de semana y se convirtió en una verdadera atracción, tanto que David Willmot, presidente del Jockey Club de Ontario, admitió haber quedado pasmado. "Estoy más que contento. Esto superó lo que imaginábamos y levantará la moral de la industria", dijo.

Y no era para menos. Durante la media hora siguiente al momento en que se habilitaron las máquinas, 1500 de ellas estaban ocupadas por apostadores.

Algo de eso ya se había insinuado cuando Woodbine realizó una gala privada para presentarlas entre 400 invitados especiales, quienes dejaron en las cajas negras de los slots registros de apuestas por 175.000 dólares .

Woodbine no es un hipódromo cualquiera. Su temporada abarca 166 días de carreras y en 1996 hospedó a la Breeders´ Cup. Se sabe que recibirá el 10 % de las ganancias producidas por las tragamonedas y otro tanto irá para los dueños de caballos.

La parte del león, no obstante, quedará para la provincia de Ontario, donde está el hipódromo, y la ciudad de Toronto participará con un 5 % de los réditos.

Como ya es público, los hipódromos de Palermo y San Isidro también comenzaron a evaluar la posibilidad de incorporar slots a su panel de juegos, aunque el asunto, por ahora, no habría avanzado más allá de la teoría.

Aquí, todo depende de voluntades políticas, por un lado, y de doblegar resistencias históricas que se oponen al incremento de las apuestas.

Para el turf, los slots propios pueden significar la herramienta que le permita competir con las mismas armas frente a rivales a que también explotan el negocio del juego.

Claro, el turf, tal como está pertrechado hoy, lleva las de perder. Parece, si se quiere, una batalla entre un cuchillo y una cuchara.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.