WOODS

El tigre no detiene su marcha de triunfos.
(0)
28 de agosto de 2000  

AKRON, Estados Unidos.- Si se habla de manera suspicaz sobre la producción de pelotas exclusivamente diseñadas para él, habrá también que investigar si los palos que utiliza tienen sus manos en la fabricación; o si además supervisa el trazado de los campos de golf, el corte del césped y la disposición de los hoyos. Es que, hoy por hoy, todo parece estar confabulado para que Eldrick Tiger Woods se quede con cuanto torneo se le ponga delante, rompiendo las marcas que sea necesario.

Su poderío para impactar la pelota (se habla de que le pega a 200 km/h) volvió a surtir efecto para quedarse con el octavo título de la temporada del PGA Tour. Ayer fue el turno del NEC Invitational, que se jugó en los 6525 metros del Firestone Country Club, y que Tiger dominó de punta a punta para finalizar con un score de 259 golpes, luego de la última jornada en la que efectuó 67. Además, vaya detalle, embolsó un millón de dólares de los cinco que el torneo repartió entre los competidores.

Woods, de 24 años, que había anotado en la segunda jornada la cifra récord de 61 golpes, pareció tomarse un respiro en la interrumpida vuelta de ayer -estuvo detenida durante tres horas por la lluvia-, pero ello no le impidió sacar una ventaja de once golpes sobre los dos segundos, Justin Leonard (66) y Phillip Price (69), para terminar bien arriba casi en la oscuridad, en lo que fue una verdadera carrera contrarreloj para evitar la postergación hasta el día siguiente. No tuvo una jornada de inspiración divina, como el anterior, mas le bastó para culminar una vuelta sobria, con un tropiezo en el hoyo 7 (fue el quinto bogey del certamen) y cuatro birdies (en el 8, 12, 14 y 18). De esta manera, Tiger Woods retuvo el título que había obtenido el año último y llega de la mejor manera al desafío que tiene planteado para hoy: 18 hoyos contra el español Sergio El Niño García, en Bighorn, California, que le otorgará 1.100.000 dólares al ganador y 400.000 al perdedor. Se calcula que este duelo será visto por 160.000.000 de personas.

El mejor golpe del día fue de Ernie Els, cuyo hierro 5 desde 186 metros, en el par 5 del hoyo 2, llegó a una pendiente detrás de la bandera y rodó hasta caer dentro del hoyo para un albatros (-3). En tanto, la mejor actuación fue para Stewart Cink, que hizo 63 golpes (siete bajo el par), gracias a sus cinco birdies -tres de ellos de forma consecutiva en los tres primeros hoyos- y un águila en el 15.

Revolucionario desde su imagen hasta su estilo, Woods se cansó de batir récords durante esta temporada, en la que se adjudicó tres Major (el US Open, el British Open y el PGA Championships). El Abierto norteamericano, por ejemplo, lo ganó con el mayor margen de golpes de la historia (15), superando los 11 que anotó Willie Smith en 1899. Allí también consiguió la mayor diferencia en un Major, desde los 13 golpes con los que había aventajado Tom Morris en el Abierto Británico de 1862.

Parece que todas las controversias generadas por la noticia publicada por el diario norteamericano USA Today, en la que se develó que Nike -empresa con la que Woods tiene un jugosísimo contrato- le diseña pelotas más duras de las que salen a la venta, no afectan para nada el rendimiento del Tigre. El continúa con su ritmo acumulador de dólares, torneos y récords.

Por el momento, entonces, habrá que esperar si se descubre algún otro aspecto que determine las causas del dominio abrumador de este muchacho de 24 años que sigue deslumbrando al mundo. Por ahora, sólo hay talento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.