Opinión. ¿Y ahora qué se hace con los handicaps?