Tenis. Zabaleta, la única alegría