Opinión. A Cristina no le cierran los números del turismo