A Gucci, el pasado le sienta bien