Pronósticos financieros. A mediano plazo ya hay menos riesgos