Alibaba: el señor de los anillos

Zhang Wei, presidenta de Alibaba Pictures, piensa usar el procesamiento de datos para encontrar películas que puedan tener impacto en China y en todo el mundo
(0)
9 de mayo de 2016  

Crédito: Fast Company

En septiembre pasado Tom Cruise estaba en el escenario del Centro de Cine de Shanghai con Jack Ma, presidente del grupo Alibaba, en la gala del estreno en China de Misión: Imposible - Nación Secreta. Alibaba había invertido en la película y la promovió en todas sus redes digitales. "¿Cómo puede un hombre ser tan buen mozo?", preguntó Ma, mirando con afecto a la estrella. Ma, que tiene US$ 22.000 millones, estaba vestido con simplicidad, con una camisa de cuello abotonado blanca y pantalones negros. "Saben, soy considerado el hombre más feo y singular de China. Es por eso que cuando conozco a un hombre buen mozo siempre me pongo celoso", aseguró. Con Alibaba de respaldo, el film recaudó US$ 86 millones en el primer fin de semana en China, la mayor tanto para Cruise y la franquicia de Mission: Impossible.

Fanático del cine que cita a Forrest Gump como su película favorita, Ma ha dicho que quiere que Alibaba se conveierta en "la mayor compañía de entretenimiento del mundo". Desde que reunió US$ 25.000 millones en un primer lanzamiento accionario en Estados Unidos que marcó un record en 2014 y con China sobrepasando al galope la taquilla de América del Norte para el año que viene, Ma ha estado buscando expandirse al negocio del entretenimiento y está ansioso de obtener contenido hollywoodense para promover las ventas en las distintas plataformas de comercio electrónico de Alibaba, incluyendo Películas Taobao, su servicio de venta de entradas para cines.

A diferencia de otros CEO de empresas tecnológicas, Ma ha creado su propia rama de producción de cine. Alibaba Pictures recientemente instaló una oficina de 7000 metros cuadrados en un edificio estilo art deco en Pasadena, California y Ma eligió a Zhang Wei como su vínculo con Hollywood. Zhang es una elegante graduada de la carrera de negocios de Harvard, que se inició como presentadora de programas de entrevistas y que dijo una vez que quería ser la Oprah Winfrey de China,

A mediados de marzo Alibaba Pictures aún no había lanzado su primer proyecto. Mientras el Wanda Group, un conglomerado inmobiliario chino, compró la cadena de cines AMC en 2012 y recientemente adquirió Legendary Pictures de Thomas Tull por US$ 3500 millones, Alibaba está actualmente más interesada en involucrarse en films individuales. Eso no ha evitado que los chimenteros de Hollywood incluyan a Alibaba en su usina de rumores. Luego de que Viacom afirmara que estaría interesa en vender una participación minoritaria en Paramount, que presentó Missión: Imposible 5, Alibaba ha sido mencionada como una posible adquirente.

"Huayi Brothers ha puesto dinero en STX Entertainment y otras compañías. Hunan TV está poniendo dinero en Lionsgate", dice Janet Yang, la productora de Joy Luck Club, que está trabajando en un largometraje sobre Ma, citando otras dos firmas de entretenimiento chinas que han invertido en Hollywood. "Alibaba quiere sentir que puede producir cambios".

Las ideas de Alibaba respecto de cómo puede incidir en la producción de entretenimiento pueden demostrarse altamente impopulares. Hace unos meses un ejecutivo de la compañía dijo que no contrataría guionistas, eligiendo en cambio buscar ideas cinematográficas entre autores de ficción populares. Alibaba esperaba que entonces armaran guiones en un foro online. La comunidad creativa china se disgustó y la compañía rápidamente se desdijo.

Alibaba puede terminar actuando más como Netflix, que se basa en una combinación algoritmos y gustos personales cuando se trata de dar luz verde a proyectos. Desde un comienzo el énfasis de Alibaba está puesto más en datos que en las intuiciones de una persona.

Toda la información que ha amasado sobre los hábitos de compra y opciones de entrenamiento de sus clientes serán la base para la decisión de hacer determinadas películas. "La visión de Alibaba de lo que van a hacer se calibra con lo que saben que también funcionará bien en China", dice una persona que se ha reunido con ejecutivos de Alibaba Pictures. "Están muy concentrados en la fantasía, contenido relacionado con los niños y no mucho más."

Pero antes de poder convertirse en un magnate del entrenamiento, su compañía tiene que superar vallas culturales al negociar acuerdos por películas. No acostumbrada al modo altamente específico en que Hollywood arma proyectos, Alibaba ha frustrado a algunos de sus socios potenciales.

"Realmente aún no entienden la cosa", dice uno de ellos. "Ponen barreras con cosas que no debieran ponerlas. Luego se muestran muy flexibles con cosas en las que no debieran serlo. Es un poco atrasado, pero están aprendiendo."

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.