"Acá no se habla del paro": cómo viven la protesta de la CGT los empresarios en el Foro Económico Mundial

Los empresarios se reunieron en el Hotel Hilton, para la edición regional del Foro Económico Mundial.
Los empresarios se reunieron en el Hotel Hilton, para la edición regional del Foro Económico Mundial. Crédito: World Economic Forum
Luego de compartir una reunión con el ministro Francisco Cabrera a las 7 de la mañana, se congregaron en el WEF; se solapan gestos de apoyo y reclamos al Gobierno
Pablo Fernández Blanco
(0)
6 de abril de 2017  • 14:23

El ministro de Producción, Francisco Cabrera , fue el primer funcionario del Gobierno que hizo referencia pública al paro nacional. No fue una decisión pensada, sino un capricho del calendario. A las 7 de la mañana estaba en el salón Versalles del Hotel Alvear para recibir a 50 CEOs (la abreviación en inglés para el cargo que en la Argentina se denomina “gerente general”) de compañías millonarias, entre los que se encontraban algunas de las principales espadas del mundo local de los negocios, como Marcelo Mindlin, Miguel Gutiérrez y Gustavo Grobocopatel.

Cabrera se mostró complacido con la amplia convocatoria. “Es muy bueno que tanta gente podamos encontrarnos tan temprano en un día importante para el Gobierno”, les dijo a los CEOs. El funcionario les recordó a los asistentes que se trataba de un día importante para la administración de Mauricio Macri, porque se estaba realizando el primer paro general contra el Gobierno. Fue una de las pocas referencias al cese de actividades que se hizo en el ámbito de los ejecutivos de primera línea que colmaron Buenos Aires. Luego siguieron hablando de la digitalización y el mundo de los negocios. Es difícil pensar que la agenda de los dueños del capital pudiera estar más alejada de la que desplegaron las organizaciones gremiales.

Los contrastes fueron agudos cada vez más agudos. Mientras fuera de los salones se vivía un clima dominical por la ausencia de tránsito, smog y ruido, en el Hotel Hilton se habló de inflación, competitividad, apertura económica e inserción al mundo. Damián Mindlin, uno de los dueños de Pampa Energía, el holding energético de empresarios locales más grandes del país, lo explicó en forma breve y concreta. “Acá no se habla del paro porque se está hablando del mundo del futuro”, le dijo a LA NACION.

No fue una frase de compromiso. Mindlin, de pocas palabras y escasas apariciones en la prensa, estaba convencido. “Esto es buenísimo. Acá está la gente más influyente del mundo”, dijo sobre la realización del WEF en el país.

A su izquierda estaba el presidente de Edenor, Ricardo Torres, una de las grandes empresas de Pampa. “Un foro como este siempre suma; nunca resta. Con que poca gente de todos los que asistieron se lleve una buena imagen del país, favorecerá una inversión en el futuro”, sostuvo.

Todos los empresarios consultados por LA NACION dieron una respuesta similar. Eduardo Elsztain, presidente de IRSA, extendió su brazo para señalar a la multitud que almorzaba tras la presentación de Mauricio Macri. “Era una pena no tener este evento acá. Cada una de estas conversaciones son algo positivo para el país”, sostuvo.

Los empresarios se animaron a hablar de política. Muchos se mostraron envalentonados por la marcha del último sábado. Leída en clave de negocios, la manifestación de apoyo a Macri les permite ilusionarse con que el rumbo económico se mantendrá más allá de lo que ocurra en las elecciones de octubre y que hay amplios sectores sociales que rechazan la vuelta a una economía cerrada, que escondía también el recelo hacia el empresariado.

Los empresarios no pueden esconder un dato que a esta altura resulta evidente: aunque tienen una batería de reclamos contra Macri, se sientan infinitamente más cómodos hablando con los actuales funcionarios que con el kirchnerismo. El presidente de Fiat, Cristiano Rattazzi, lo dijo sin rodeos: “Fue la manifestación de mucha gente que quiere un país en serio".

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.