Acer analiza si invierte en el país

Interés por los servicios de Internet
Alejandro Rebossio
(0)
31 de octubre de 2000  

Simon Lin, principal ejecutivo de Acer InfoSystems Group (filial del holding taiwanés de informática Acer), viajó 28 horas desde Taipei para llegar ayer Buenos Aires y volverse mañana. Le contaron -según él reconoce- que en la Argentina está muy desarrollado el sector de tecnologías de la información, tanto en infraestructura como en políticas gubernamentales.

"Me reuniré en los próximos días con funcionarios, líderes de opinión y socios para entender mejor qué pasa en la Argentina. Así evaluaremos cuál será nuestro próximo movimiento y cómo hacer la mejor inversión en este país. De lo poco que sé, tengo entendido que no sólo está desarrollado el sector de hardware, sino también los servicios de Internet", explicó Lin, en su cuarto del hotel Sheraton Libertador.

El directivo de Acer InfoSystems, que factura 5300 millones de dólares por año, estudia la posibilidad de instalar una fábrica de hardware (computadoras o accesorios) en la Argentina, a partir del crecimiento del mercado regional. "Pero estamos más interesados en la provisión de servicios de tecnologías de la información, un sector donde se puede generar más valor agregado", aclaró. Lin opinó que la Argentina mayores ventajas en aplicaciones de tecnologías de la información y servicios de Internet que en hardware.

A la hora de evaluar una inversión en servicios, Lin observará "críticamente" el sector de las puntocom , sus ingresos y su visión promisoria: "Para el negocio de hardware, la principal cuestión es la economía de escala. También considerará las políticas de incentivos estatales y la infraestructura: "Porque si todos los componentes son importados, no tiene sentido una producción local".

Lin dijo que no tiene ningún número sobre sus posibles inversiones en la Argentina. "Cualquier inversión que consideremos ascendería inicialmente a más de 10 millones de dólares. En la planta de hardware de México invertimos alrededor de 35 millones porque exporta a toda América. A largo plazo podría llegarse a ese monto."

Empleado de Acer desde 1979, el empresario taiwanés reconoce la elevada capacitación de los jóvenes argentinos "en comparación con sus vecinos", la inflación y el crecimiento bajos, y de la alta tasa de desempleo dijo que "el problema no es sólo de este país".

Lin apoyó la idea de crear un Silicon Valley argentino: "Un proyecto así estaría bien para aprovechar la creatividad y la proactividad de la gente". El ejecutivo aconsejó para ello seguir los tres fundamentos del despegue económico de su país: "La educación, que es la ruta para la creatividad; la proactividad, que se logra con un entorno de competencia, y la infraestructura".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.