Acindar recortará 10 por ciento los sueldos

Solicitan al personal que lo acepte
Solicitan al personal que lo acepte
(0)
31 de agosto de 2001  

SANTA FE.- La firma siderúrgica Acindar, instalada en Villa Constitución, en el sur santafecino y casi en el límite con la provincia de Buenos Aires, debe hacer frente a una deuda acumulada de US$ 260 millones. Por eso le pidió a todo su personal -casi 3000 empleados- que por dos años renuncien al 10% del sueldo para ayudar a la compañía a salir de sus dificultades.

La aceptación es "individual y voluntaria", pero el ajuste se viene. "El recorte salarial lo tendrán desde el presidente de la compañía hasta el último empleado", advirtió Arturo Acevedo (hijo), titular de la empresa. Según informes a los que accedió LA NACION, actualmente rige un fuerte recorte en todos los niveles gerenciales de Acindar. Además, no se cubren vacantes. "Pero no hay despidos masivos", aclaró Acevedo.

El ejecutivo consideró que con la poda salarial y una fuerte contracción de gastos la empresa podrá sobrellevar las actuales dificultades. "Debemos ser muy claros en esta cuestión, que afecta particularmente el bolsillo de los trabajadores. Si llegamos a los resultados que hemos presupuestado para los años siguientes, hasta 2003 inclusive, a partir de 2004 Acindar comenzará a devolver ese aporte que hoy les solicitamos a todos los hombres de la empresa", explicó su presidente.

Pero señaló que si el resultado es negativo y la situación financiera de la empresa empeora, "el préstamo no podrá devolverse". Acevedo comentó, además, el poco feliz resultado de su asociación con el grupo brasileño Belgo Mineira, que resultó insuficiente para encarar una reestructuración y ganar mercados. Ello derivó en que actualmente Acindar no obtenga financiación, lo que obligó a profundizar las reestructuraciones de conducción y de tipo operativo. El resultado de ese panorama fue una caída en la facturación de U$S 260 millones anuales.

Por ese motivo, Acindar se desprendió hace unos meses de una planta productora de alambres, de una serie de bienes considerados improductivos y de la administración de barrios de viviendas que construyó hace una década para alojamiento de sus directivos.

Fuentes gremiales indicaron ayer que el tema será considerado en un próximo plenario con los trabajadores de la empresa. "No adoptaremos ninguna decisión antes de escuchar a todos nuestros compañeros. Son ellos los que trabajan en la empresa y los que conocen mejor la situación", expresó un vocero de la Unión Obrera Metalúrgica de Villa Constitución.

Trascendió que la rebaja salarial fue anticipada a los delegados del personal, pero el representante sindical sostuvo que "no se puede permitir que estos antecedentes se generalicen".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.