Suscriptor digital

Aclaración de Carrefour en una causa por evasión

En una presentación espontánea ante la Justicia dijo que es "totalmente ajena" a la importadora Hamburgo System.
(0)
23 de marzo de 2000  

La empresa Carrefour se puso a disposición de la Justicia ante la denuncia por evasión impositiva contra la empresa Hamburgo System, una de sus proveedoras, y dejó constancia de que es "totalmente ajena" a esa firma y de que no tiene ninguna responsabilidad en los hechos investigados.

La Procuración de la Nación y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) denunciaron penalmente a Hamburgo System por supuestas maniobras de evasión por diferimientos impositivos.

En el escrito ante el juez, los abogados del hipermercado explicaron que la empresa investigada es uno de los 6500 proveedores de Carrefour Argentina, y también de otras dos cadenas de supermercados (Wal-Mart y Disco) y de la firma Sony. "Ninguna de las tres empresas mencionadas tenía relación de exclusividad con Carrefour", señalaron ante el magistrado.

"Carrefour es absolutamente ajena a las maniobras que pudieron haber realizado dichos proveedores con los mecanismos de diferimiento impositivo", y "no posee empresas promovidas ni subsidiarias en provincias con regímenes de promoción industrial", señaló por su parte Carlos Richter, presidente de Carrefour Argentina.

En la presentación ante el titular del juzgado en lo penal económico Nº 2, Julio Cruciani, la firma de hipermercados detalló la relación comercial que la unió con la empresa bajo sospecha y con otras dos más, Dreamland SA y Liverpool SA, mencionadas en la investigación judicial. Sostuvo que a Hamburgo System le compró entre el 1º de diciembre de 1997 y el 8 de marzo de 1999 por $ 3.172.826, que Dreamland le vendió productos por $ 152.874 y Liverpool SA, por $ 4.193.647.

Escasa participación

La firma, que cuenta con 22 hipermercados en todo el país, indicó en el escrito que esas cifras representan el 2,89% del total de las compras a proveedores de electrónicos, que sumaron $ 260 millones entre 1997 y 1999.

Asimismo, precisó que al momento de su incorporación como proveedores, las tres firmas "cumplieron las exigencias de rutina". Entre ellas, destacó la obligación por parte de Hamburgo System de abrir una cuenta en un banco para recibir los pagos documentados de Carrefour.

La firma de supermercados destacó ante el juez que "sólo puede haber delito cuando los organismos estatales no cumplen adecuadamente sus funciones. No puede exigirse a Carrefour Argentina SA lo que es competencia exclusiva de esos organismos", dijo.

"Carrefour -agregó- es ajena a las maniobras y al perjuicio fiscal producido", e insistió con que el delito sólo puede existir "en tanto falle el control estatal, pero, aun en ese caso, no debería existir un perjuicio a las rentas fiscales en la medida en que la AFIP haya cumplido su obligación de requerir la constitución de garantías a aquellos que realizan los diferimientos. En efecto, en ese caso, la AFIP ejecutaría las garantías y recuperaría todos los impuestos impropiamente diferidos".

La mercadería comprada a Hamburgo System "era auténtica, era importada con intervención de las autoridades aduaneras, presentaba adheridas estampillas fiscales que identificaban a los productos despachados a través de las aduanas y era entregada y facturada a Carrefour por una empresa que no presentaba particularidad alguna", explicó la firma de hipermercados en su presentación.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?