Acuerdo de la industria láctea y los tambos

Conformaron la Mesa Nacional de Política Lechera con el apoyo oficial de las provincias productoras y de la Sagpya
Cristian Mira
(0)
9 de mayo de 2003  

SAN FRANCISCO, Córdoba.- Hace poco más de un año los tamberos regalaban leche a la vera de las rutas en señal de protesta por la situación de quebranto por la que atravesaban.

Aquellas imágenes, impensables en un país que tiene más vacas que gente, significaron un punto de inflexión en la relación entre los productores y el resto de los sectores que componen la actividad lechera.

Tras arduas discusiones decidieron organizarse y ayer constituyeron la Mesa Nacional de Política Lechera, integrada por productores e industriales de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa, con el apoyo de los gobiernos provinciales y de la Secretaría de Agricultura de la Nación.

El marco elegido fue la jornada inaugural de la tercera edición de Mercoláctea, la principal exposición sobre lechería del país, que se realizará hasta el domingo próximo.

En la muestra, organizada por la revista Infortambo y por LA NACION, participan unas 200 empresas del sector y fueron inscriptos 411 animales de las razas Holando Argentina, Jersey y Pardo Suiza. El acto de apertura fue presidido por el ministro de Finanzas y Producción de Córdoba, Juan Schiaretti.

El acuerdo, que consiste básicamente en fijar una serie de parámetros sobre calidad y formas de pago de la materia prima, fue ratificado por el Centro de Industrias Lecheras (CIL), que agrupa a empresas como La Serenísima, SanCor y Molfino/La Paulina, entre otras.

El futuro

Tamberos e industriales parecen haber logrado un consenso sobre el marco en el que deberá desenvolverse la lechería. Claro que para ello hubo razones económicas: desde principios del año pasado hasta el presente el precio de la leche en tambo subió de 14 a 42 centavos por litro, aproximadamente. El principal motivo fue el cierre de unos 1500 tambos por la caída de los precios.

La industria debió enfrentar la escasez de materia prima y no tuvo otra posibilidad que pagar más por la leche a los tamberos que se volcaban a la agricultura por tratarse de una actividad más rentable.

"La lechería sigue en crisis", explicó a LA NACION Hernán Marenco, gerente general de Molfino/La Paulina, la empresa láctea del grupo Molinos. "Pero tenemos la posibilidad de hacer una lechería grande si fortalecemos tanto el mercado interno como las exportaciones", añadió.

La industria, a menudo acusada de quedarse con la mayor parte del precio final de los lácteos junto con la cadena comercial, también padece las consecuencias de la crisis. Está afectada por un fuerte endeudamiento en divisas y tiene una capacidad ociosa estimada entre un 40 y un 50%. En verdad, la crisis lechera se remonta a 1999, cuando empezaron a resquebrajarse los pilares sobre los que se asentó el crecimiento de los años noventa.

Comenzó la recesión de la economía -que llevó el consumo de leche per cápita de entre 200 y 220 litros, similar al registrado en los países desarrollados, a 185 litros-, Brasil devaluó el real -le compraba a la Argentina por US$ 200 millones anuales- y cayó el precio internacional de la leche.

Muchos tamberos, que en la década pasada invirtieron en tecnología y lograron una producción récord de 10.000 millones de litros anuales, comenzaron a sentir los efectos de la crisis y abandonaron la actividad. "A un promedio de tres familias por tambo, estimamos que dejaron de vivir y trabajar en el campo unas 4500 familias", señaló Jorge Videla, productor lechero y coordinador de la Mesa Provincial de Lechería de Córdoba.

Los consumidores también padecieron los efectos de la crisis por el aumento del precio de la leche, los quesos y el yogur.

La creación de la Mesa Nacional de Política Lechera intenta establecer políticas anticíclicas para enfrentar las bajas de precios. "La actividad ofrece posibilidades tanto en el mercado local como en el internacional, pero hasta ahora careció de una organización institucional que le permitiera sortear las dificultades", señaló Juan Linari, director nacional de Política Lechera.

"Nos va a llevar no menos de tres años para recuperarnos", concluyó Gustavo Vionnet, productor de Esperanza, Santa Fe, e integrante de la mesa provincial.

Agenda

Hoy

9.00: en la Pista Central, jura de Holando Argentino, categoría hembras en lactancia.

10.00: charla sobre el mercado lácteo brasileño, a cargo del agregado agrícola de la embajada argentina en el país vecino, Miguel Campos.

14.30: en la Pista Central, jura de todas las categorías de la raza Jersey.

16.00: conferencia en la carpa sobre Clínica de Forrajes.

Mañana

12.30: en la Pista Central, consagración de los Grandes Campeones e inauguración oficial de la muestra.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.