Además de los fondos buitre, pequeños bonistas pugnan por cobrar U$S 6300 millones