Advierten que el precio de los autos de alta gama podría duplicarse

Llevar al 50% la tasa de los impuestos internos afectaría aun algunos modelos que se producen en país; anticipan mayores precios también para los de gamas bajas
José Hidalgo Pallares
(0)
27 de noviembre de 2013  

Hasta hace pocos días, en el sector automotor temían que en 2014 el Gobierno no actualizara, por tercer año consecutivo, el valor a partir del cual los autos pagan impuestos internos y que, en consecuencia, ese tributo alcanzara también a varios modelos de gama media, entre ellos algunos que se producen en el país. Finalmente, los planes del Gobierno superaron los temores de los empresarios del sector, ya que el monto que define el pago del impuesto se actualizaría en un porcentaje mucho menor que la inflación y, sobre todo, porque la tasa que deberán pagar los vehículos podría aumentar hasta en 40 puntos porcentuales, provocando un fuerte impacto en los precios.

"Un auto que actualmente se vende al público en 234.000 pesos pasará a costar 435.000 pesos", ejemplificó el presidente de Fiat Auto, Cristiano Rattazzi, al hablar ayer sobre el impacto del nuevo impuesto en un evento con la prensa. Según Rattazzi, llevar la tasa de los impuestos internos al 50% -como prevé el proyecto de ley que el Gobierno envió la semana pasada al Congreso y ayer tuvo dictamen de comisión en Diputados- provocaría una suba en el precio de los modelos afectados de entre 85 y 100 por ciento.

En otra terminal coincidieron con el diagnóstico de Rattazzi. "Si la tasa nominal del impuesto es de 10 por ciento, la tasa efectiva es de 11,4 por ciento; si es de 30 por ciento, la tasa efectiva es de más de 40 por ciento, y si la tasa nominal es de 50 por ciento, la tasa efectiva, por el modo en que se aplica el impuesto, es de casi el 100 por ciento", explicaron.

Actualmente, los vehículos con un precio de $ 150.000 -antes de impuestos y de aplicar el margen del concesionario- deben pagar impuestos internos. La tasa es de 12,5% para los autos gasoleros y de 10% para los demás. El proyecto oficial eleva el monto a partir del cual se paga el impuesto a $ 170.000 (13,3% más que el valor actual), pero también aumenta la tasa a 50 por ciento.

Después de remitir el proyecto -que contempla subas impositivas para otros bienes "suntuarios", como aviones y embarcaciones-, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, señaló que el objetivo del impuesto es "establecer los mecanismos que signifiquen el desincentivo a la adquisición" de esos bienes.

En opinión de empresarios y analistas del sector automotor, si el proyecto se aprueba tal como fue presentado -Rattazzi cree que la iniciativa tendrá un "trámite rápido" en el Congreso-, afectará también a algunos modelos que se producen en el país y, además, el impacto sobre los precios no se limitará los autos sujetos al pago de impuestos internos, sino también a los de gamas más bajas.

De acuerdo con las proyecciones de abeceb.com, en 2014 los precios mayoristas de las versiones más caras del Renault Fluence y del Peugeot 408, ambos de fabricación nacional, superarán el umbral de $ 170.000 y, por tanto, estarán sujetos al pago de impuestos internos. En el mercado creen que otros modelos de fabricación local, como el C4 Lounge, de Citroën, o el Ford Focus también podrían verse afectados.

Según Gonzalo Dalmasso, coordinador de Sector Automotor de abeceb.com, la suba en la tasa de los impuestos internos provocaría en 2014 una caída en torno al 20% en las ventas de los autos afectados por el impuesto. Este año esos modelos representarán entre el 6 y el 7% de las ventas totales.

Pero el impacto podría extenderse a modelos más baratos. Rattazzi señaló que, en la industria, muchas veces los autos de alta gama financian a los más baratos. Por tanto, una caída en la venta de los primeros podría afectar también el precio de los últimos. "Los autos más caros financian un poco a los de más baja gama, eso es así en todas partes", coincidieron en otra terminal. "Casi todas las marcas te dicen: con este producto ganás y con este otro perdés", dijeron en una importante concesionaria, donde también advirtieron que si el precio de la versión más cara de un modelo se dispara, los de las versiones anteriores también pueden subir.

Con todo, en la industria creen que otros factores podrían moderar el impacto de la suba impositiva. En opinión de Rattazzi, si la cotización del dólar informal se disparara "a la venezolana", la demanda de autos importados podría seguir firme. Él cree, sin embargo, que el nuevo equipo económico va a tratar de cerrar la brecha cambiaria.

En abeceb.com prevén una caída de 3,5% en las ventas de autos importados para el próximo año. En el caso de los nacionales, prevén que se mantengan estables.

Las motos nacionales, en riesgo

El proyecto de ley que el Gobierno envió al Congreso para aumentar los impuestos internos a los "bienes suntuarios" incluye, además de autos, embarcaciones, aeronaves y motos.

En las terminales de motos advierten, sin embargo, que, al igual que ocurre con los autos, el proyecto de ley afectaría modelos que se producen en el país. El proyecto fija una alícuota de 30% para las motos cuyo precio–antes de impuestos y del margen del concesionario– esté entre 22.000 y 40.000 pesos y una tasa de 50 por ciento para los modelos que superen ese valor.

En la Argentina hay 20 fábricas de motos, algunas de las cuales producen modelos cuyos precios superan los 22.000 pesos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.